sábado, 2 de enero de 2016

Daniella Mastricchio : “Chiquititas era el mejor juego al que quería jugar”




La actriz Daniella Mastricchio, muy conocida por su personaje de Sol en el programa Chiquititas, vuelve a la actuación con dos obras de teatro. El infantil “Un Cuento Atrapasueños” y la comedia dramática “La que nunca estuvo”, ambos desafíos con los que retornará a lo que define como su máxima pasión, actuar y pisar nuevamente un escenario. Entre Vidas estuvo hablando con ella para que nos cuente de sus comienzos en el programa de Cris Morena y de los proyectos que tiene para el 2016.


¿Cómo llegas al programa Chiquititas?
Mediante un casting que se publicó en un diario. Fueron muchísimas chicas y  fue realizado en siete etapas de selección.
La primera era solo una presentación a cámara. Luego, cada etapa era una escena distinta que me daban para representar.
Recuerdo que Paco Fernández de Rosa era el director de dicho casting.
Cada vez que me llamaban a mi casa para informarme que seguía en camino de lo que en aquel entonces era mi sueño, yo saltaba de alegría.
Ya había realizado varias publicidades y gráficas para distintas marcas de ropa. Sabía de niña que quería seguir el camino del arte.

¿Cuál fue la primera escena que filmaste?
La recuerdo como si fuera el día de hoy. Yo tenía 7 años y fue una escena que grabé con Romina Yan en dónde mi personaje Sol, le preguntaba a Belén por su mama, quién tenía algunos problemas de salud.

¿Qué repercusiones tuviste luego de la salida al aire del primer capítulo en el que estuviste?
Fue algo revolucionario. En el primer capítulo ya salió al aire la escena anteriormente contada, además de la apertura musical en donde cantaba y bailaba. Mi familia, compañeros del colegio, maestras y vecinos, me decían que habían visto el programa y que les había encantado. En la calle, también empezaron a reconocerme por mi personaje. Sol era muy dulce, una nena a la que se le murió la mamá. Era un personaje sumamente querible. Era impactante para mí lo que sucedía. Chiquititas era el mejor juego al que quería jugar.




¿Qué significa Romina Yan en tu vida?
Romina Yan sin ninguna duda es un ángel. Gracias a Dios, tuve la posibilidad de conocerla al trabajar con ella y descubrí una persona hermosa, llena de luz. Romi forma parte de una etapa inolvidable y feliz de mi vida. Está en mi corazón y estará siempre porque es una persona que dejó sus huellas en mi infancia.
Fue mi mamá de ficción y hoy un angelito que está en mi corazón.

¿Qué sentís cuando hoy, después de tantos años, la gente te sigue hablando de tu personaje de Sol?
Ya pasaron 20 años de Chiquititas y es hermoso que la gente recuerde con tanto amor a Sol y al programa. Al día de hoy recibo mensajes de muchísimo cariño. Es realmente gratificante. Siento que al igual que a mí, dejó marquitas en cada uno de los corazones de los que vieron el programa y eso es maravilloso. ¡Solo queda por decirles gracias! Porque por ellos mí querida Solcito sigue latiendo.
Me llena de orgullo haber sido parte de este producto de Cris Morena, quién fue la que me dio la oportunidad de ser parte de Chiquititas.

¿Qué anécdota recordas de aquellos tiempos?
Tengo Muchas. Divertidas e inolvidables. Recuerdo todas y cada una de las cábalas que teníamos individual y grupalmente con mis compañeros antes de salir a cada función en el teatro Gran Rex.
El teatro, sin dudas, fue unas de mis mejores experiencias. Adrenalina única para un artista. Entre tantas anécdotas durante esos geniales cuatro años de televisión y tres de teatro, destaco una que amo contar. En un cuadro junto a Romina Yan en el teatro cantábamos "Corazón con agujeritos", mi vestuario se abrochaba con belcro y el vestido  que tenía se desprendió por completo en la espalda. No desesperé pero mis movimientos al bailar comenzaron, a ser más suaves y Romi se dio cuenta que algo me sucedía, por mi mirada. Siempre estaba atenta y nos entendíamos mucho. No hizo falta decir nada. Claro, tampoco podía acomodarme en plena función. Fue entonces que Romi, en medio de la coreografía se dio cuenta lo que me estaba pasando y resolvió con un abrazo lo de poder abrocharme el vestido. Para ser sincera, hoy lo recuerdo como algo divertido y anecdótico pero en ese momento, sí que la pase mal.

¿Qué proyectos laborales tenes para este año que recién comienza?
Los soñados. Este año se materializa, si Dios quiere, la obra de teatro que tanto soñé en el 2015, "Un Cuento Atrapasueños”, la cual  se viene preparando con mucho amor, conciencia y dedicación. Es como un hijito que está por salir a la luz.
Para mí es un plus que mi hijo Valentín, sea parte de mi regreso al teatro luego de varios años y sienta amor por esta hermosa profesión, quiera experimentarla y sea junto a su madre.
Además, un nuevo desafío para mí. Una comedia dramática que ayuda a concientizar sobre un tema que hoy está muy instalado en la sociedad, el bullying.  La obra se llama "La que nunca estuvo" y también se podrá disfrutar en el primer semestre de este maravilloso 2016.

¿Qué podes adelantar del infantil “Un Cuento Atrapasueños?
"Un Cuento Atrapasueños” nace de mi corazón. Cuando ésto sucede y se hace con amor, lo más probable es que se reciba de la misma forma.
Es un infantil que habla de los sueños que a veces se ven postergados o hasta incluso uno piensa que están frustrados por los miedos de uno mismo. "Un Cuento Atrapasueños" nos muestra que mientras hay sueños, hay vida y todo es posible de lograr. Solo hay que superar esos miedos que son nuestros propios enemigos para poder llevarlos a cabo.
Fuí con esta idea de, a través de canciones, contar un poco incluso parte de mi historia y Mauro Yakimiuk fue el encargado de la dirección y autoría de este atrapante cuento. Estoy feliz con este proyecto. Como dije anteriormente, tiene mucho compromiso y trabajo. Espero con muchas expectativas el día del estreno y estoy segura que los chicos y las familias lo van a disfrutar mucho. Promete hacer bailar, cantar y emocionarse.

¿Qué expectativas tenes respecto a tu vuelta al teatro?
La verdad que es un desafío personal. Respecto al infantil, todo cierra cuando lo que contare es lo que me sucedió a mí para poder llevarlo a cabo. Poder, en este caso,  reencontrarme con el público infantil me llena de emoción. Dejo sorprenderme. Confío en ambos productos y estoy segura que serán muy bien recibidos. Me hace muy feliz poder estar interpretando a estos personajes y los voy a hacer con amor y respeto.
Sin dudas, cuando uno está convencido de lo que hace y lo disfruta, el que lo recibe seguramente también lo hará.
Quiero continuar haciendo teatro y espero que esta vuelta sea solo el comienzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario