sábado, 16 de julio de 2016

Estela Pérez Lugones: “Un honor para mí que una editorial como Sigmar haya valorado mi obra”






La escritora Estela Pérez Lugones obtuvo el Primer Premio Sigmar 2016 de Literatura Infantil y Juvenil con su novela Las voces del bosque y estuvo hablando con Entre vidas acerca de semejante logro y de sus próximos proyectos.



¿Tenés algún ritual en el momento previo a ponerte a escribir?
Ninguno. Es más: muchas veces salgo corriendo de la cama a buscar algo para anotar porque se me ocurrió algo repentinamente. En mi caso la escritura es anterior a la preparación para escribir.Las voces del bosque la escribí completamente en la cocina, con mi netbook sobre la mesa diaria. En ese tiempo y con esa historia me sentía muy cómoda ahí.

¿Qué fue lo primero que escribiste que consideraste publicable?
Un libro de cuentos llamado Rompecabezas que resultó finalista en la edición 2013 del Premio Sigmar. Entonces creí que era publicable. Hoy no estoy tan segura.

¿Por qué decidiste escribir literatura infantil y juvenil?
No fue una decisión. Cuando me largué a escribir, las historias que se me ocurrían se presentaron con el tono y el lenguaje para chicos. Así arranqué.

¿En qué te inspiraste para escribir Las voces del bosque?
En el Bosque Andino Patagónico y sus lugareños.

¿Qué cambió para vos con la obtención del Primer Premio Sigmar 2016 de Literatura Infantil y Juvenil?
Más que cambios, el premio provocó la profundización de mis ganas de escribir. Me confirmó el deseo.

¿Por qué pensas que muchos escritores que publicaban literatura para adultos ahora están volcándose también al género juvenil?
Eso no sabría decirlo. Tal vez busquen nuevas formas expresivas. O se les ocurran argumentos para jóvenes. De hecho yo escribo también historias para adultos. Me parece que uno escribe una historia, y la mayoría de las veces, cuál es el público que la leerá se define después.

¿Cómo surge el nombre del protagonista de la novela, llamado Leftraru?
Leftraru es un nombre mapuche que significa “halcón veloz”. La idea me surgió cuando me enteré de que Lautaro es la castellanización de Leftraru, originada en la imposibilidad de los conquistadores españoles de pronunciar el nombre real. Me pareció una modalidad del aplastamiento cultural, de la dominación de un pueblo a otro terrible. Así salió la idea.

¿Qué trabajo realizaste antes de ponerte a escribir la historia?
La historia se dijo a sí misma primero. Nació. Después ocurrieron las modificaciones relativas a modos, ritmos y pertinencias.

¿Qué sensaciones tuviste cuándo te enteraste que habías ganado un premio tan prestigioso como el que otorga Sigmar?
Una emoción inmensa. Un honor para mí que una editorial como Sigmar haya valorado mi obra y resolviera darle el primer premio y publicarla. Muy conmovida aún de que una editorial argentina haya publicado una historia que, para mí, es muy argentina.

¿Cuáles son los pasos a seguir con tu novela Las voces del bosque?
Sigmar tiene previsto llevar la novela a las escuelas y que me encuentre con los chicos para escuchar sus comentarios y reir juntos con las ocurrencias de todos. Será la primera vez que tenga un intercambio así como autora. Me encanta la idea de conocer sus impresiones sobre la historia en forma directa. O sobre cualquier otra historia que quieran compartir conmigo. Será sin dudas muy enriquecedor para mí, que me gusta asombrarme con el asombro infantil. Con su inocencia. Y con su honestidad total. Ojalá también sea una experiencia amable para ellos.

¿En qué proyecto estás trabajando actualmente?
Estoy terminando dos libros de cuentos: uno para niños y otro para adultos. Además publico crónicas fantásticas en un blog a través de mi alter ego Pipo Noticia, un adolescente de 16 años muy inquieto y observador. Es una escritura que me encanta hacer. Se llama elblogdepiponoticia.blogspot.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada