jueves, 10 de septiembre de 2009

Valeria Schapira: "Soy bastante pesada cuando se me pone algo en la cabeza"




Reconocida en los medios por su rol de columnista en el programa Acoso textual y por sus libros de humor, la periodista y escritora Valeria Schapira ha transitado un importante camino en su Rosario natal hasta llegar a formar parte de los medios masivos de Buenos Aires. Desde sus comienzos en los que entrevistaba músicos de rock nacional hasta su presente ha marcado un estilo muy particular en los proyectos que emprende.

¿Empezaste trabajando en medios de Rosario?
Sí, empecé a trabajar en radio a los 17 años en LT8 de Rosario, haciendo free lance, por un amigo de mi viejo que era periodista. Yo desde los 15 años sabía que quería ser periodista. Terminé la escuela, estudié comunicación social, a la par hice el traductorado de inglés y mientras tanto trabajaba en publicidad y en el cable de allá, en Cable Hogar. Cuando terminé la carrera me fui a Inglaterra con una beca de The British Council, que es el brazo cultural de la embajada británica, me fui a hacer un Posgrado en radio y televisión. Después volví, me casé, seguí trabajando en Canal Abierto de Rosario, donde laburé como 14 años. Después caí acá con uno de mis libros a presentarlo, me vio Gastón Portal, me llamó para un programa y empezó mi etapa porteña, ya de grande.

¿Empezaste a escribir de chica?
Sí, siempre fui una chica bastante conflictuada y volcaba mis historias en la escritura y empecé a escribir. Poemas, cartas, tenía amigos por carta, en un momento llegué a tener cuarenta.

¿Cómo fue la experiencia de estar viviendo en Inglaterra?
Fui corresponsal allá. Yo trabajaba en Canal 3 de Rosario y en la radio LT2. Entonces me fui a hacer la beca que fue de un año en Sheffield, luego una tutoría en la BBC de Londres y en todo ese tiempo hice de corresponsal en Europa para el medio de Rosario. Estuvo bueno, a nivel laboral fue una experiencia muy linda, a nivel personal fue complicada ya que justo acababan de morir mis viejos.

¿Al volver seguiste en Rosario?
Cuando volví me recibieron con todos los honores, me dieron mi programa propio, toda la historia. Después con el tiempo me cansé, no sé si nací para trabajar en relación de dependencia, es complicado, son muchas horas y la presión del noticiero es muy grande. Fui movilera de radio y televisión por muchos años, luego pasé a la producción y no lo disfrutaba. Para mí hay códigos que se han ido perdiendo en el periodismo. El respeto al entrevistado por ejemplo.

Contame de los libros que publicaste.
El primer libro se llamó “Fuera de Micrófono – lo que ellos no dicen al aire”, una edición bastante artesanal con notas al Negro Fontanarrosa, La Sole, a personajes de la región. Después saqué otro libro más lindo también con la Editorial de la Universidad de Rosario que se llama “Café de por medio”, que yo viajaba todos los fines de semana acá a Buenos Aires a entrevistar personajes. El prólogo lo hizo Víctor Hugo Morales. Luego ya vino la escritura comercial.

En Rosario tuviste un programa de televisión de entrevistas.
Se llamaba “Todo Vale”, un programa hermoso y una de las mejores notas es la que le hice a Fontanarrosa. Una vez vino Raúl Portal y nos pusimos en alegres en la nota. Yo le había hecho llevar todo el vestuario de la perra Chicha Candela, estábamos ahí tomando vino. Pasaron muchos futbolistas, mucha gente de Rosario.

¿Te propusieron hacer un programa de entrevistas en Buenos Aires?
No, no me propusieron y hace rato que lo estoy intentando. Me tengo que poner las tetas primero y trabajar en alguna agencia de modelos. Lamentablemente me está costando mucho. Me cansé de ir con piloto a los canales. Cuando tenga que venir, vendrá. Hoy los programas de entrevistas los hacen las modelos.


¿Qué es lo que pasó que en un momento te volcaste a escribir libros de humor?
Básicamente me separé. Yo no nací para ser una mujer formal y cortez pero el contexto me llevaba a eso. Además ser una señora, trabajaba en el noticiero. Cuando me separé me hinché las pelotas, empecé a escribir unas columnas, en la web de un canal de Rosario, que se llamaban “Confesiones de mujeres de 30 y pico”. Lo usé para ejercitarme en eso y me proponen escribir “Hombre, manual de usuaria”, que lo hice de taquito divirtiéndome en los bares. Y con ese libro, en mis vacaciones vine a Buenos Aires a hacer prensa, llamé a los productores y empecé a recorrer los programas y así fue como me contrataron para la televisión en Buenos Aires. Renuncié en Rosario y me vine a vivir acá.

¿Así surge tu llegada al programa “Acoso textual”?
Sí, estuve trabajando en “Acoso textual” y el primer año fue grandioso porque tenía canje con un hotel y la pasaba muy bien. El segundo fue bueno pero ya tuve que alquilar y pagar todos los gastos. Luego estuve en “El diario de Carmen” a la mañana, nunca me divertí tanto en mi vida, pagaría por volver a trabajar en ese programa con Carmen Barbieri. Después hice una breve participación “¿Por qué no te callas?”, también estuve en “Infama” y trabajé unos meses con Beto Casella en la radio. A mí me gusta mucho la radio.

¿Qué podes contar del último libro que publicaste, “Enredados. Sexo, humor y amor en la web”?
La idea de ese libro surgió a través del programa de Beto Casella. Laburaba con él hace más de un año y yo iba a contar que me había hecho el facebook, el blog y todo eso y se mataban de risa. No podían creer que se podía levantar tipos por Internet y toda esa historia pero cada vez que tocaba un tema de esos, era un infierno de llamados. Y pensé, acá hay una veta. Si bien tenía otro libro en preparación que es el que sale ahora, fui un día a sentarme con el gerente de la editorial y le dije que tenía un libro de verano que tiene que salir ahora porque no hay. Hay libros de sociología pero no de libros acerca del fenómeno de redes sociales y el levante. La editorial me dijo que si y me dijeron que le diera para delante, que tenía un mes para escribir el libro y así fue. En general trabajo mejor bajo presión. El libro no es una chantada, tiene investigación periodística, me pasaba horas googleando. Enredados es un manual para levantar por Internet.


¿Ahora estas armando un “Taller de levante por Internet”?
Si, es “Enredados” volcado a la práctica. Básicamente es llevar ciertos tips a la oralidad y al intercambio y nos vamos a divertir mucho. Por el lado del humor, la idea es que la pasemos bárbaro pero a la vez al que está solo darle las herramientas para que pueda levantar por la web. Estoy trabajando con la gente de Speed Dating de 10 citas en 8 minutos, es decir, si se levantan ahí mejor. No es que yo soy una fundamentalista de la web, muchas veces me han acusado de eso. Prefiero el cara a cara pero a veces no se puede o no funciona. Bienvenida sea otra herramienta para conocerse.

¿Qué podes adelantar del libro que estas por publicar?
Es la historia de una mina que está cerca de cumplir los cuarenta años y se da cuenta que si quiere tener un hijo se le está pasando el tren. Por lo general trato de hablar de temas que están muy metidos en la gente pero que no se hablan. Si salís a la calle vas a ver muchas minas que se realizaron profesionalmente y que de repente ven que tienen 37 años y no tienen un hijo. Entonces esto es lo que le pasa a la mina. Todo con mucho humor, contando las bizarras historias con muchos hombres, se va a hacer un tratamiento de fertilización asistida. El libro tiene un soporte psicológico y científico, obviamente me entrevisté con ginecólogos y psicólogos. Ella siempre interactúa con un psicólogo on line.

¿Pensás que a futuro el libro podría convertirse en un programa de televisión?
A mí ese tipo de programa no es uno que me gustaría hacer. Por ejemplo ahora estoy haciendo un curso de guión con Jorge Maestro y Pablo Culell y estoy guionando el libro con formato de película. Me encantaría poder hacer una cosa así. Es más, de hecho a Culell le vengo diciendo para que lleve el libro “Monólogos de una mina sola” a la ficción y yo sé que de tanto romperle las pelotas lo voy a conseguir. Soy bastante pesada cuando se me pone algo en la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada