martes, 21 de junio de 2016

Narciso Rossi: “Mi prioridad en este momento es la editorial”




El escritor Narciso Rossi es uno de los creadores de la colección PelosDePunta y estuvo hablando con Entre Vidas acerca de ese ambicioso emprendimiento en el que una gran cantidad de autores escriben relatos vinculados al género de terror. Además, se refirió al futuro en el que tienen pensando lanzar la editorial y habló de su libro de cuentos “Los chicos también se mueren”, editado por Textos Intrusos.



¿Cómo nace la colección PelosDePunta?
Pelos ve la luz en el mes de julio de 2015. Surge en medio de este bombardeo de literatura de género, como un brazo que permite integrar relatos inéditos con autores locales, consagrados y nóveles, y lograr un alcance nacional. Como lectores detectamos una fuerte inclinación de muchos escritores argentinos por el cuento oscuro, perturbador, cuasi terrorífico. Lo que hicimos fue abrir un poco más esa puerta que el género mantenía arrimada y convocar a los escritores para que se animaran a escribir terror.

¿Cómo fue el proceso de selección de autores?
Fue un proceso constante de leer, encontrar, convencerse y proyectar. La era digital nos permitió leer a los autores antes de convocarlos. A algunos escritores como a Lucas Berruezo, Marisa Vicentini o Juan José Burzi los había leído en papel. A otros, como Luciano Doti, Marcos Tabossi, Alejandra Decurgez, los encontré en el mudo virtual y los contacté.

¿Por qué decidieron volcar la colección hacia el género de terror?
Porque sentíamos que era un terreno que no había sido explotado. Un terreno al cual muchos autores se acercaban, algunos desde el desprecio mismo, pero sin valorarlo. El terror nacional estaba necesitando su espacio. La Editorial Muerde Muertos había encarado ese terreno hace algunos años, y nosotros quisimos colaborar y brindar también un aporte al género.

¿De los escritores que forman parte de las antologías cuáles te sorprendieron gratamente?
Ninguno me sorprendió de una forma que no haya sido grata. Puedo sonar muy poco sincero con esta respuesta pero no importa. En mayor o menos medida los ciento sesenta autores que forman parte de esta colección me sorprendieron para bien. A muchos se los dije personalmente, a otros no porque luego me olvido. Valentina Vidal, C. Castagna, Christian Broemmel y Pamela Terlizzi Prina, por nombrar a algunos, no son escritores de terror y sin embargo los cuentos que escribieron tienen una originalidad y oscuridad admirable. Otros como Celso Lunghi, Esteban Dilo, Hernán D. Nimo o José María Marcos la rompen con lo que hacen pero saben moverse mejor entre historias fuertes.

¿Cómo distribuyeron a los autores y a los estilos dentro de cada tomo?
De la manera más dispar posible. Si bien los cuentos se escriben bajo consigna, intentamos que sea lo más abierta posible para no caer en la repetición y el aburrimiento. Autores consagrados están el mismo tomo que autores que están comenzando con la escritura. De este modo conseguimos que todos los libros tengan la misma fuerza y que la visibilidad sea para todos.

¿Qué podes contar de tu libro Los chicos también se mueren?
“Los chicos…” es un libro de cuentos negros. Intenté dejar de lado el terror y concentrarme en historias oscuras, crudas, pero que se alejaran de lo exclusivamente terrorífico.  Son cuentos que pueden llegar a provocar muchas sensaciones, o al menos eso intentan: angustia, rechazo, pena. Para mí era más importante provocar incomodidad que miedo. La mayoría de los cuentos tienen varios años. Otros son del último tiempo, pero comparten esa atracción personal que me generan los chicos que no siguen la norma. Uno espera que los niños se comporten de tal o cual modo, que aprendan y se desarrollen según estadios. Hay un tiempo para todo. ¿Qué pasa cuando el niño no es como los demás, cuando no representa a su etiqueta infantil?

¿Cómo surge la posibilidad de editar con Textos Intrusos?
Nada inusual. Le escribí a la editorial preguntando si estaban aceptando originales y me respondieron que sí. Varios amigos habían publicado ahí así que me interesaba ir por terrenos conocidos. Envié el archivo para evaluación y después Hernán se comunicó conmigo. Le pedí una devolución de los cuentos, él me dio una crítica desde su parecer y resaltó los puntos fuertes y débiles que veía.

¿Con qué se va a encontrar el que lea el libro?
Con mis miedos. El que lea el libro va a ver un poco dentro de mi alma. Los cuentos de ese libro tienen de todo: recuerdos, vivencias, y también mucho de mi imaginación. Hay muchas voces hablando en “Los chicos…”; ancianos buenos y malos, niños, padres, madres, hay una travesti medio bruja, una nena con un poder horrible, cartas de una abuela a su nieto, adolescentes. Parte de la idea de libro como totalidad era poder contar cuentos desde las más variadas perspectivas. Uno de los cuentos no tiene narrador.

¿En qué proyecto estás trabajando actualmente?
Estoy en plena revisión de mi primera novela, La caída de Las Lechiguanas saldrá el próximo año y quiero aprovechar al máximo todo lo que aprendí gracias a PelosDePunta. Fue un año de aprendizaje intenso por eso ahora que reveo una obra anterior a Pelos, encuentro cosas para corregir y mejorar.  También estoy (siempre junto a Ruben Risso y Luciana Baca, que más que mis amigos ya son hermanos en esto) organizando y preparando la nueva editorial que lanzaremos a fin de año.

¿Qué objetivos tenés dentro del ambiente literario?
Mi prioridad en este momento es la editorial. Venimos preparándola desde hace bastante y si bien hay una buena parte recorrida, queda todavía un camino que siempre parece estirarse. Entre el alta, la AFIP, la facturación, la distribuidora, la imprenta y los trabajos de selección y maqueta se van pasando los días. Quiero que el sello tenga su lugar, que sea visiblemente atractivo, conseguí trabajar con material de calidad y estoy apostando mucho a esto. Hay mucha editoriales y no quiero ser una más de esas, quiero que el trabajo que hago (en equipo, claro) sea agradable para quien lo recibe.

¿Cómo fue la experiencia de Pelos de Punta dentro de la Feria del libro de este año?
Uh, eso fue algo que no esperábamos. Nos superó por mucho, nos desabasteció, nos hizo correr. Quizá hasta bajamos algunos kilos. Como no teníamos lugar propio, la gente de Tahiel Ediciones nos ofreció colocar los libros en su stand. Fuimos moderados y entregamos una cantidad pequeña de cada tomo. Enseguida tuvimos que reponer un poco más, y después otro poco. Finalmente reimprimir algunos tomos y entregarlos casi en totalidad. La gente iba a buscar los libros de la colección exclusivamente. Algunos, nos contaron luego los vendedores, se sacaban fotos con los libros o comentaban que un amigo, un familiar o ellos mismos habían escrito para la colección.

¿Cuáles son los pasos a seguir con PelosDePunta?
PelosDePunta concluye el 26 de agosto. Así que estamos trabajando para darle el cierre que se merece una colección que, a nosotros como editores, nos dio tantas gratificaciones. Fueron trece meses de mucho trabajo y de mucha dedicación. Los disfrutamos muchísimo pero que también nos agotó mentalmente o casi. La colección se termina pero no muere. Todavía quedan algunas sorpresas que recién estamos armando para que siga activa y a mejor alcance de todos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada