domingo, 10 de julio de 2016

Paula Brecciaroli: “El personaje de Otaku es una condensación de prejuicios, anécdotas y superposiciones de muchos fanáticos que conocí en mi vida"





La escritora Paula Brecciaroli habla de sus novelas Brasil y Otaku, publicadas por Editorial Conejos y Paisanita Editora respectivamente. Además, nos cuenta su trabajo como editora y sus proyectos en los que se destacan los que tiene junto a La Coop entre los que dará un Taller de Personaje.



¿Tenes algún ritual en el momento previo a escribir?
Soy pésima para sostener rituales.  Lo que me propongo un día, al siguiente no puedo sostenerlo. Vivo negociando conmigo misma.  Cuando estoy metida en una historia, escribo fragmentos en cualquier lugar, especialmente en colectivos.  Después, cuando la escritura va avanzando o cuando corrijo me pongo más formal. Prefiero lugares donde pueda estar en silencio porque leo mucho en voz alta. Puedo ser un gran fastidio para la gente que me rodea.
 
¿Cómo surge la idea de tu novela Brasil?
Brasil nace sobre el deseo de hacer un viaje largo en tren. Más precisamente, el recorrido de Buenos Aires a Posadas, en el Gran Capitán.  Como nunca tuve oportunidad de hacerlo, lo tome como soporte para la fantasía de ese viaje.  Después la historia fue tomando un cauce propio.  No había una idea original, sino un clima y un espacio que quería probar.

¿Cómo te llega la posibilidad de publicar el libro?
El libro fue naciendo a la par del proyecto de la editorial Conejos.  Junto a Ariel Bermani, Bruno Szister y Facundo Soto formamos la editorial a fines de 2010. La idea era que los primeros cuatro libros fueran nuestros.  Tuve la suerte de poder compartir con amigos este proyecto  de libro y editorial en simultáneo.

¿Por qué decidiste que la historia sea escrita como un diario de viaje?
No fue una decisión pensada. Empecé a escribir en fragmentos cortos que se iban hilvanando. Siendo que la trama transcurría en el tiempo presente, con pocas idas hacia el pasado, me pareció que esa estructura de diario íntimo o de diario de viaje, sostenía mejor  la historia que un relato continuo.

¿Qué investigación realizaste para encarar la escritura de tu novela Otaku?
La idea disparadora de Otaku surgió a partir de preguntarme que sería de la vida de aquellos amigos fanáticos de la ilustración y la animación japonesa que había conocido en los noventas y que no volví a ver.  Fui construyendo una vida inventada, posible, para un “otaku” ideal. No me documenté especialmente más allá de aquellas referencias a dibujos animados  japoneses más populares y conocidos.

¿Tuviste algún punto de referencia para crear al protagonista Gastón?
Creo que el personaje es una condensación de prejuicios, anécdotas y superposiciones de muchos fanáticos que conocí en mi vida.  En la novela, Gastón es fanático del anime y el manga, pero podría haber sido metalero, hincha de fútbol o fan de los coches.  Lo que me atraía del personaje era sobretodo el  fanatismo, esa actitud de postergar cualquier expectativa social por ir tras aquello que apasiona.

Además de psicóloga y escritora, sos coeditora de la Editorial Conejos, ¿podes adelantar las próximas publicaciones?
Estamos a punto de dar a conocer lo ganadores del concurso Kordon.  Un concurso de narrativa que organizamos junto a Paisanita Editora. Cada editorial publicará a uno de los ganadores. Seguramente alguno de los finalistas también pase a formar parte del catálogo de Conejos.  Además vamos a publicar antes de fin de año un libro de cuentos de Gabriela Luzzi.  Hasta ahora esos son los planes concretos.  Pero Conejos nunca deja de sorprendernos.

¿Cómo fue tu experiencia en La Coop durante la Feria del libro de éste año?
Fue vivir veinticinco días de plena euforia.  En nuestro caso era un gran sueño que resultaba muy difícil de realizar, y sólo pudo ser posible gracias a La Coop. El stand lo conformamos entre 13 editoriales y el resultado fue maravilloso. Más allá de las ventas, nos permitió llegar a mucha gente, estar en contacto con otros colegas, escritores y lectores.  El contacto directo con el público para nosotros es esencial y es algo que disfrutamos mucho.  Establecer nuevos lazos es una ganancia que no se puede cuantificar, pero es inmensa.

¿Qué objetivos tenes dentro del ambiente literario?
No tengo objetivos concretos. Trato de disfrutar lo que está sucediendo en el entorno, los nuevos libros, los proyectos de los otros colegas, poder llegar con los libros de La Coop a más ferias en el país y el exterior.  Confío en los lazos que se hacen, en las ganas de crecer que compartimos y en el esfuerzo y la seriedad de quienes comparten este oficio.

¿Qué proyecto tenes para este año?
Trabajar para que Editorial Conejos y La Coop sigan creciendo,  en el Taller de Personaje que voy a dar en La Coop Escuela, leer mucho y si aún queda un poco de tiempo, terminar de escribir una novela que vengo postergando.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada